El exitoso caso de Zara

El modelo de negocio de Zara se caracteriza por ofrecer diseños inspirados en las grandes casas de moda, Zara expresa su imagen de marca a través de sus técnicas de visual merchandising y escaparatismo.

Uno de los ejes de su propuesta es el cambio de diseños y colores muchas veces al año, con lo cual no se espera al “cambio de temporada”. El otro, es la captación instantánea de los gustos del mercado y la rapidez de respuesta a los cambios.

Cabe destacar la importantísima función logística que realiza. Zara recibe dos veces por semana nueva mercancía en sus establecimientos comerciales. Cambia sus escaparates una vez al mes y el mobiliario no dura dentro de la tienda más de dos años seguidos.

Los escaparates y el visual merchandising son el instrumento principal que utiliza Zara para la promoción de su marca. Utiliza una iluminación, un olor y una distribución determinada para que los clientes no se agolpen en un sólo mostrador y se distribuyan por toda la tienda.

En concreto, podemos destacar dos zonas diferenciadas. En la zona de hombres la ropa está perfectamente colocada al detalle, por colores y tipos de prenda, completamente ordenado, la imagen que da es más seria que en el caso de la sección de mujer. Mientras que en la sección de mujeres la distribución es más creativa y menos ordenada con una distribución de colores menos uniformada que en el caso de la sección masculina. Además la zona de mujeres cuenta con más islas y más stands distribuidos de forma aleatoria por todo el establecimiento.

La mayor publicidad de Zara son sus establecimientos, utilizan superficies muy grandes y en muchos casos se ubican en edificios simbólicos de las ciudades, como es por ejemplo la tienda que Zara tiene en el centro de Salamanca, en un antiguo monasterio, una calle que te lleva directamente hacia la plaza mayor.

Aquí os dejo un vídeo del establecimiento de Zara en la ciudad de Salamanca:

Una imagen vale más que mil palabras

Image

No hace falta que nos vayamos hasta el otro lado del mundo para ver escaparates e interiores de tiendas originales y creativos.

Pero hay una tienda que me llamó especialmente la atención por su estilo y diseño único y por crear arte dentro la propia tienda y poder trasladar a los consumidores a un museo de arte sin moverse de la propia tienda. Estoy hablando de la tienda de la marca PRADA en el Soho, Nueva York.

Las navidades pasadas estuve de viaje en Nueva York y no pude irme de allí sin entrar a esta famosa tienda.

Se trata de una combinación de arte, moda y diseño. Los maniquíes con las prendas de la nueva colección de invierno estaban enmarcados como si de obras de arte se tratasen.  Con este diseño invita a la gente que pasea por las calles de Nueva York a entrar y a admirar las colecciones de la marca PRADA.

La iluminación tenue, la originalidad en forma de exponer sus productos y los colores cálidos que utiliza son la combinación perfecta para una estrategia de visual merchandising con éxito.

VISUAL MERCHANDISING: Espacio, color y estilo en la VFNO

El pasado mes de septiembre se celebró en la ciudad de Madrid la Vogue Fashion Night Out. Se trata de la noche de la moda, donde las tiendas abren sus puertas al público a partir de las 8 de la tarde.

Paseando por la calle Serrano y Ortega y Gasset entre otras, podemos ver que las marcas de moda aparte de presentar su nuevas coleccion otoño-invierno, han modificado sus escaparates y su interior con el fin de llamar la atención del público. Estos cambios en el ambiente de las calles de Madrid y en particular de las tiendas se define bajo el concepto de visual Merchandising.

Una de las tiendas que más me llamó la atención por su originalidad y su colorido fue la tienda de Juicy Couture, que rediseñó su exterior e interior para la noche de la moda en Madrid.

El Visual Merchandising es lo que seduce finalmente al cliente para que compre un producto.

Es la manera en que una marca expone su producto y el material publicitario dentro de sus puntos de venta. El fin es crear una imagen con la que el público pueda identificarlo. La combinación equilibrada de la exposición del producto y la publicidad, junto con una línea clara en el diseño de sus escaparates produce una imagen sólida de lo que se representa.

Algunos autores hablan de 10 reglas básicas para llevar a cabo una estrategia de visual merchandising:

  • REGLA 1:

El concepto básico de visual-merchandising debe caber dentro del concepto de identidad y la posición de fórmula. „En masa y exuberante‟ contra „decente y de alta calidad‟.

  • REGLA 2:

„El producto es el héroe‟. Todo gira alrededor del producto. Tanto los muebles como el material de presentación sirven para fomentar el carácter del producto.

  • REGLA 3:

Aplique sistemas distintos. También sin recursos exuberantes y sin mucha explicación se puede organizar una buena presentación.

  • REGLA 4:

Aplique sistemas de tres dimensiones. La altura juega un papel muy importante en cuanto a la creación del dominio del producto.

  • REGLA 5:

No llene la presentación con un montón de productos. Destacan más los mismos productos aplicados unas veces que un montón de productos distintos.

  • REGLA 6:

En una presentación hay que combinar productos a precio razonable (eye-catchers) con los que otorgan alto rendimiento.

  • REGLA 7:

Colores atractivos y combinaciones de materiales forman la base importante en cuanto al dinamismo de la presentación.

  • REGLA 8:

Iluminación adecuada e información clara de precio forman condiciones de una estrategia bien elaborada.

  • REGLA 9:

Las figuras y la fotografía apoyan la presentación. En el foco de atención se encuentran tanto la aplicación como el uso del producto.

  • REGLA 10:

Emoción es la palabra clave. Una presentación bien pensada, con productos adecuados, la atmósfera y la iluminación, le estimulan al cliente quien se sentirá a gusto y comprará más.